Valencia, puro Mediterráneo

Aunque para muchos Valencia sea la ciudad de los grandes eventos –‘ché tú, el que faci falta’ (expresión popular valenciana que viene a ser algo así como ‘tirar la casa por la ventana’)-, es en las pequeñas cosas donde reside el verdadero encanto de la ciudad.

Por eso, en este post me he propuesto dar pistas para descubrir esa Valencia que no sale en las postales. La Valencia auténtica, la que vive al margen de topicazos. No obstante, Valencia es una de las ciudades españolas con más atractivos turísticos por metro cuadrado y siempre hay algo que ver. Así que os propongo dos itinerarios de visita, el oficial y el alternativo -para los que, como yo, se consideran más viajeros que turistas al uso-.

Cara A. La Valencia de postal
Valencia se ha hecho un hueco en el mapa a golpe de eventos como la Copa América o la Fórmula 1, pero su historia como ciudad ya la hace grande de por sí. Su pasado romano, visigodo y musulmán han esculpido una ciudad monumental que merece la pena ser visitada. La combinación entre lo histórico y lo vanguardista le aporta un extra de atractivo. Sin ánimo de caer en la hipérbole publicitaria, en Valencia es posible cambiar de siglo cruzando una esquina y pasar de la arquitectura medieval de las Torres de Serrano o La Lonja de la Seda a los futuristas edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

www.bloguerosviajeros.comwww.bloguerosviajeros.comwww.bloguerosviajeros.com

Merece la pena recorrer en bicicleta el antiguo cauce del río Turia (ahora convertido en un kilométrico vergel) desde la Ciudad de las Artes y las Ciencias hasta el Parque de Cabecera. Luego ya a pie y siguiendo este orden; la Plaza del Ayuntamiento, la Plaza Redonda, la Plaza de la Reina, la Plaza de la Virgen, L’Almoina y El Carmen son visita obligada para conocer el origen de la ciudad y disfrutar una horchata fresquita en Santa Catalina.

www.bloguerosviajeros.com

Muchos llegan a Valencia buscando desesperadamente el Mar. La oferta de playas urbanas en Valencia es amplia: Las Arenas, la Malvarosa y La Patacona, siendo esta última la mejor por no estar tan masificada y ser relativamente tranquila. Las Arenas se ha convertido en un macrobotellón insoportable. Para moverse de un sitio a otro existe la típica Tourist Card para visitas de 24, 48 o 72 horas.

Cara B. La Valencia alternativa
Fuera de los circuitos turísticos más típicos, hay una ciudad increíble que merece la pena conocer. Para empezar la ruta lo haremos por el barrio de moda, Russafa, el nuevo epicentro del ocio y la cultura alternativa de la ciudad. El céntrico barrio de El Carmen, que sigue tan vivo como antaño, se ha visto eclipsado en los últimos años por la puesta en escena de este barrio vivo, abierto, cosmopolita y multicultural.

www.boguerosviajeros.com

De hecho, en plena crisis, la oferta de hostelería ruzafera crece cada mes. Así es posible degustar los mejores montaditos del barrio y de cañas a un euro en la taberna El Rojo (Calle Literato Azorín, 10). Si tienes la suerte de pillar mesa en la terraza, aprovecha y prueba los montaditos de sobrasada con Peta Zetas (mi favorito) o el de lomo con confitura de pera y quicos. Más o menos en frente, está the Ubik Café, un interesante concepto de bibliobares donde triunfa la tapa-libro. Una original iniciativa por la que por 3 euros, te tomas tu vinito, con una tapa y un libro de segunda mano (a elegir) de regalo. Si buscas sitios un poco más sofisticados para una cena más solemne, los tienes a patadas: Soho Terrace (hamburguesas gourmet y mojitos buenísimos a 3 euros), La Gallete (crêpes franceses), Mangiamo (cocina italina take away) o Gondwana (tapeo refinado). Y si tenemos hambre de cultura, fuera de lo ‘políticamente correcto’, os recomiendo visitar el Espai Tactel, en el mismo barrio de Ruzafa o el centro de cultura contemporánea Octubre (entre la Plaza del Ayuntamiento y la Plaza de la Reina).

www.bloguerosviajeros.comTambién, en cuestión de playas, hay buenas alternativas a las masificadas playas urbanas de la ciudad, donde no hay lateros, rateros y niños dando por saco con sus pelotitas. El Saler y La Devesa, en pleno Parque Natural de la Albufera, son un lujo al alcance de cualquiera que tenga coche. Dicen que la playa abre el apetito, así que de vuelta a Valencia, os recomiendo parar en las arrocerías del Paseo marítimo de Pinedo para disfrutar de una auténtica paella valenciana sin miedo a que os claven. El restaurante Abi es una apuesta segura. Mejor si reservas por teléfono al 96 324 84 49.


 


20110805-124144.jpg

¡Top Tip!

Aunque para vivir la fiesta grande, las Fallas, como cada año habrá que esperar al mes de marzo, el Museo Fallero puede ser un aperitivo para los que no han visto nunca un ninot. Además, los domingos la entrada es gratuita.

Coordenadas GPS: 39°28′12″N 0°22′36″O

Anuncios

Acerca de Jose Ortega

De profesión, vagamundo. Ver todas las entradas de Jose Ortega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: