Archivo de la categoría: Naturaleza

Próximo Destino: Formentera

20140628-190532-68732377.jpg


Sintra, el bosque fantástico

Érase una vez un frondoso bosque repleto de Palacios, Castillos, parques y jardínes botánicos. A tan solo 30 minutos de la capital lusa, nos adentramos en la villa de las maravillas, más conocida como Sintra. Uno de los lugares más románticos de Portugal, cuya visita es indispensable.

bloguerosviajeros.com

Merece la pena madrugar para coger uno de los trenes que cada 20-30 minutos salen de la Estaçao do Rossio, en el centro de Lisboa, y aprovechar la luz del día de esta maravilla palaciega. Con suerte nos dará tiempo a ver la mayoría de los parques y Palacios que adornan Sintra, desde el Palacio Nacional de Sintra con sus características chimenas árabes hasta el Parque y Palacio de la Pena o el Castillo de los Moros, en lo más alto de la Sierra de Sintra.

Desde el paseo que lleva de la Estación de Tren al Centro Histórico nos podemos hacer una idea de la majestuosidad de la Villa de Sintra y la mezcla del verde frondoso con las fachadas color pastel de sus edificios.

20130327-003507.jpg

La primera parada es inevitable. El Palacio Nacional de Sintra, que con su discreta fachada, da la bienvenida a los miles de turistas que llegan cada día. Esta construcción de origen árabe puede parecer sosa por fuera, pero compensa su excelsa belleza interior. Los azulejos y las lámparas de muchas salas son espectaculares.

Enigmática y sorprendente

Alejándonos del centro, encontramos la que para nosotros fue el gran descubrimiento de la visita, la Quinta da Regaleira, uno de los monumentos más espectaculares del complejo Cultural de Sintra. Ya desde su portón se intuye la magia de su Palacio y sus jardínes. No podemos irnos sin subir a la azotea del Palacio, desde donde hay vistas a la sierra y si no hay muchas nubes al Océano Atlántico.

20130327-003440.jpg

Una obra maestra llena de simbolismo, misticismo y rincones que pasan inadvertidos de primeras. Una de las principales atracciones que ofrece la visita es la Torre invertida que se hunde 27 metros hacia el suelo a través de una escalinata espiral. Un recorrido que, -simbólicamente- nos lleva de la luz a las tinieblas y nos adentra en un recorrido subterráneo que conecta varias zonas de la Quinta, para luego salir de nuevo al exterior a través de una cascada. ¡Espectacular!

20130327-003717.jpgOtro de las grandes tesoros de Sintra es su inmenso Parque de la Pena, que tiene al Palacio del mismo nombre como principal atracción turística. Con su colorido y sus formas esféricas bien podría ser un Palacio imaginado por Walt Disney.  Nuestro consejo es no dejarse cegar por la belleza del Palacio y perderse por el Parque, porque esconde rincones realmente bellos como el Minarete de las Columnas o el Valle de los Lagos. Y esto son dos recomendaciones personales, porque con una extensión de 85 hectáreas ya os podéis imaginar lo inabarcable que puede llegar a ser el Parque de la Pena. No es muy recomendable hacer senderismo por nuestra cuentra y riesgo sin un mapa que nos ayude a situarnos. Si el Parque fuera un pajar, tenemos todas las papeletas de ser la aguja.

20130327-003427.jpg

¡Ah! Se nos olvidaba algo muy importante, lo sensato es subir y bajar del Parque Da Pena en el bus circular 343 (ida/vuelta 5 euros. Tarifa 2012). Subir a pie es una auténtica locura y mucho más si es verano. A la vuelta, si quieres asegurarte asiento en el bus -en el regreso suele ir muy lleno-, mejor si esperas en la parada del Portón de los Lagos.

20130327-004849.jpg

Coordenadas GPS: 38º 47 91083 W9 23.28641


Próximo destino: Sintra

20130220-234505.jpg


Almería, el último paraíso

Playas de AlmeríaHablar de Almería es sinónimo de buena vida. La capital andaluza menos andaluza de todas va por libre y ahí, está su verdadero encanto. El clima, la comida y su playas vírgenes son un triángulo de las bermudas del que no es fácil escapar. Almería es mucho más que una ciudad de origen árabe, -la fundó en el año 955 d.C., Abderramán III-. Es uno de los últimos paraísos de Europa del que os voy a contar algunos secretos para disfrutarla como pocos lo han hecho.

Turismo AlmeríaTurismo Almería

De visita obligada, en una ciudad aparentemente sin interés turístico, está su Alcazaba -en verano hay visitas nocturnas muy interesantes-, donde además de uno puede sentirse como un califa contemplando una puesta de sol mediterránea. De camino a la Alcazaba, el centro histórico esconde lugares no turísticos que os sorprenderán como el patio de la Escuela de Artes y Oficios o los recién restaurados baños árabes en la Plaza Vieja. En esta zona, especialmente en la calle Trajano y alrededores, abundan los bares de toda la vida donde podemos degustar generosas tapas ¡gratis! que acompañan las bebidas. De ahí que los almerienses no queden para cenar si no para ‘tapear’.

Eso sí, a la brillante idea de acompañar la caña con un consistente aperitivo, uno se acostumbra demasiado rápido. Así los más sibaritas que quieran subir de nivel y probar verdaderas tapas delicatessen que se acerquen a El Brindi. Nunca he probado un tinto de verano tan bien preparado.

Mandala Almería Mandala Mojacar

Con tanto tinto y tanta cañita es fácil acabar más contentillo que Ortega Cano en una boda, pero uno saca fuerzas de donde no las hay para tomarse ‘la penúltima’ en los sofisticados locales de moda de la noche almeriense. Mi recomendación personal, tanto por el público como por la decoración, es el Mandala Almería o la Sala Cibeles.

No quiero terminar este post sin desvelar el tesoro más preciado de Almería y su provincia: sus playas. La verdad es que después de recorrerme Almería, de punta a punta, su costa merece un post solo para recomendar las mejores playas y calas. Aunque lo mejor es descubrirlo por uno mismo. Mis playas favoritas: Los Muertos (Carboneras), Mónsul (San José), Aguamarga, El Playazo (Vera) y Los Escullos (Níjar).

Parque Natural Cabo de Gata Playas Almería

Coordenadas GPS: 36°50′″N 2°28′03″O